Cielo de irlanda

El Neruda del rock

Si alguien me pregunta porqué me gusta Pearl Jam suelo farfullar. O farfullo o me quedo sin palabras porque, para bien y para mal, suelo quedarme en silencio cuando lo que siento tiene dimensiones épicas.

Podría decir que me han acompañado desde adolescente, que he crecido con ellos, o que me encanta mover mis hombros, sacudir mi cabeza y levantar mi culo con sus riffs; pero más allá de sus cambios de tempo y de la melodía, me gustan porque siento que Eddie Vedder es como el Neruda del rock.

Últimamente tengo días parecidos al clima irlandés. Días en los que llueve, nieva y sale sol en cuestión de pocas horas. Días en los que yo sola me elevo a nivel «Dios» y me bajo a la cloaca más profunda en cuestión de minutos. Días de subsuelo y caverna en los que escuchar a Pearl Jam es como si encontrase una de esas pequeñas, extrañas y bellas flores que se abren paso entre el asfalto de las aceras.

Parece que innecesariamente se hace más difícil
encontrar un enfoque y una forma de vivir.
Estamos recibiendo algo
de este viaje que lo abarca todo.

Puedes gastar tu tiempo a solas,
dando vueltas a remordimientos pasados,
o puedes llegar a un acuerdo y darte cuenta
que eres el único que no puede perdonarse a sí mismo.

Tiene mucho más sentido vivir en el tiempo presente.

(Present tense, original en No Code, 1996)